Press "Enter" to skip to content

¡Abajo la escoria, Fuera la escoria, Que se vallan!

La escapatoria del Mariel fue una emigración masiva de cubanos, que viajaron desde el puerto cubano del Mariel a los Estados Unidos entre el 15 de abril y el 31 de octubre de 1980. Después de que 10.000 cubanos intentaran obtener asilo refugiándose en los terrenos de la embajada peruana, el gobierno cubano anunció que cualquiera que quisiera irse de la Isla podría hacerlo. La Órbita Verde entrevistó a muchos de los llamados Marielitos, como fueron llamados los que abandonaron la nación cubana por el Mariel y también a cubanos que vivían cerca de la embajada de Perú en esa época.

Uno de ellos nos dijo que después de que los cubanos tomaron la embajada, esta permaneció abierta y sin guardias de seguridad durante muchos días. Miles de personas entraban y salían de las instalaciones de la embajada. Los que estaban dentro y fuera de la embajada eran cordiales unos con otros, hablando y discutiendo las posibilidades que tenían de que Estados Unidos les concediera el refugio. Pero cuando la embajada cerro y fue custodiada de nuevo, la gente de afuera hizo una cadena humana y comenzó a cantar la internacional socialista, un canto muy famoso de los rusos. Aquellos que decidieron abandonar la Isla, unos por razones políticas, y otros por razones económicas, fueron golpeados, se les lanzaron piedras y huevos. Golpear a sus vecinos se convirtió en la causa para una gran fiesta.

Nelson Falcon de Playa, Marianao sufrió horribles represalias. Decenas de cubanos ingresaron a su apartamento en la 11a. avenida entre la calle 86 y 90 y lo golpearon sin piedad. Nelson hoy vive en la Florida, y nos comentó que temía hablar sobre aquellos eventos, inclusive en Estados Unidos. Los cubanos también lanzaban piedras a las propiedades que los Marielitos dejaban atrás. El punto alarmante es que muchos de los que reprimieron a sus compatriotas cubanos terminaron también abandonando la Isla días, semanas o meses después.

Ciento veinticinco mil cubanos salieron de Cuba con un sabor amargo en sus mentes para toda la vida. Estos horribles eventos terminaron lastimando mentalmente a muchos de ellos y muchos desarrollaron trastornos de estrés postraumático PTSD. Pero lo alarmante es que muchos de los que estuvieron involucrados con las golpizas, se fueron tambien para seguir intimidándolos en el exilio.

0 0 voto
Clasificación de artículos
Suscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Y tú, ¿qué opinas? Déjame tu comentario.x
()
x